Visitas de viciosill@s

domingo, 2 de marzo de 2014

Envuelta en deseos.





Nadie podia vernos. Eso nos daba más morbo. Me senté en el capó con las manos sudadas y mi falda extremadamente corta, tela fina, de volante. Por mi nuca sentía el débil aliento de Lucas y en mi brazo izquierdo el roce de Tomy. Sentí como se erizaba mi piel. Y noté una ligera humedad entre mis piernas.
De pronto, lucas acercó más los labios en mi oreja y lamió con suavidad el lóbulo. Gruñi de placer y arqueé el cuello hacia atrás. Tomy por su parte deslizó su mano por mis muslos y acarició con descaro mi sexo, que palpitaba húmedo contra la tela de las bragas.

- Estate quietecita. Si gritas, nos oirán.

Se refería a una fiesta que daba una conmemoración de jóvenes en la playa. Alcohol, sexo y drogas, lo común. Nosotros decidimos aventurarnos a observar desde la montaña aparcamos en un sitio decente, no muy repleto de árboles. Podían oírnos, porque la montaña estaba situada a escasos metros de dónde estaban los jóvenes, pero no podían presenciar nuestros juegos sexuales. Lucas recorrió con su lengua cálida la curva de mi cuello y me hizo estremecer de placer. Era fácil hacerme excitar, con un solo roce o beso, ya estaba caliente. Por supuesto, eso les encantaba a Tomy y Lucas, que ya puestos, he de deciros que son mis dos mejores amigos y amantes. Lucas tenia una frente amplia y cuando fruncia el ceño surcaban algunas arrugas. Tenia los ojos grandes y pardos y el pelo corto y encrespado. Tomy reflejaba un ángulo perfecto y atractivo en su cara, ojos achinados y expresivos, pintados de azul mar, dientes ladinos y alineados y un hoyuelo en la barbilla. Me encantaba pasar mi mano por su cara, porque parecía cera.
Y allí estaba yo, rodeada de dos atractivos jóvenes que eran mis amantes y dispuestos a darme todo el placer que yo rogaba. Lucas sabia jugar con la lengua, tomy sabia follarme con la mano. Aquella noche mientras las estrellas fulguraban sobre un cielo límpido, nos acariciamos despacio, ebrios y dispuestos a darnos todo. Terminé con el cuello chorreando por la saliva de Lucas y mi clítoris henchido de placer por la masturbación de Lucas.

Arácnida.